jueves, 19 de marzo de 2015

Primer trasplante y poda de formación de mi Juniperus Procumbens Nana

     Se acerca el buen tiempo al norte de España y esto lo empezamos a notar nosotros y nuestros arbolitos. Es por eso que comienzan a pedirnos que les hagamos el caso que no les hemos hecho durante el invierno.

     En este caso estamos hablando del primer trasplante del Juniperus Procumbens Nana que adquirí en un vivero a finales del 2014, el cual será en colador para acelerar u crecimiento. Junto con este trasplante y con la futura forma que quiero que el árbol tenga, acabé eliminado algunas ramas excesivamente largas que me hacían imposible su colocación en mi ventana después del trasplante y que además no encajaba con el diseño que tenía en mente.

Material necesario para realizar el trasplante

Observamos que aun no hay signos de brotación.

     Destacar que en este caso, y siguiendo los vídeos del Bonsai Zero Sonare de David Cortizas, se debe trasplantar antes de que el árbol en cuestión comience a brotar y viendo que las temperaturas empezaban a subir, estaba claro que la brotación no tardaría en llegar, así que antes de que sea tarde toca trasplante.

Con este cepellón, no hay peligro de meter tijera.

   

     Una vez que tenemos todo claro, nos ponemos manos a la obra. Cuando saqué el cepellón descubrí que la cantidad de raíces era mucho mayor de lo que yo esperaba, además había varias raíces muy gruesas que nos dificultarían la obtención de un buen nebari. Después de observar este pequeño detalle, comencé a peinar las raíces y fui observando como la cantidad de raíces que traía estaban en perfectas condiciones y por lo tanto nos permitiría trabajar con algo más de dureza.





Reduciendo el cepellón.
     Al de un buen rato peinando raíces, decidí cortar sin temor alguno, asumiendo los riesgos que esto puede acarrear, ya que hay que recordar que los juníperos también son coníferas y como tales, no podemos eliminar todo el sustrato que traen durante el trasplante. Eliminando raíces gordas conseguí reducir considerablemente el volumen del cepellón, sin olvidar el detalle de la tierra antigua y dejando una cantidad decente de raíces más finas para no poner en peligro la vida del junípero.

     Con un tamaño aceptable de cepellón era momento de empezar a buscar un angulo interesante para el plantado. En este momento descubrí que las ramas más largas del junípero, las cuales iba a eliminar pero más adelante, eran excesivamente largas y que dificultarían bastante su ubicación en mi reducido espacio, así que decidí armarme de valor y proceder a eliminarlas. Siempre con el diseño final en mente.

     Cuando conseguí eliminar algunas ramas de menos tamaño que estorbaban y recortar las ramas demasiado largas, seguí probando hasta encontrar un ángulo de plantado que me gustase. Aunque se me olvidó por completo sacar una fotografía justo después del trasplante, con el colador llevo de sustrato y con el junípero recién trasplantado, la foto que podéis ver es justo anterior a proceder a cubrirlo con sustrato, por lo que el resultado final es prácticamente el mismo, tal vez algo diferente por algún giro o movimiento mientras rellenaba con sustrato el colador, pero es muy similar.


     Algo que me llamó mucho la atención durante el trasplante, fue la cantidad de inquilinos que traía el junípero. A lo largo del tronco había restos de tela de araña, seguramente su constructora decidió que ese era un buen lugar para pasar una temporada debido a la cantidad de ramas que dificultaban el paso de aire y de luz. Por otro lado, mientras peinaba y eliminaba raíces encontré una cantidad más que considerable de larvas como la que podéis ver en la foto. Desconozco si son buenas o malas, o a que especie pertenecen, pero desde luego no fue muy agradable encontrar esas larvas de tamaño considerable entre las raíces de un árbol que estas cortando, moviendo o peinando.

     Por ultimo destacar la tentación que tenemos todos los que amamos el mundo del bonsai de realizar esquejes. En este caso me fue imposible, ya que no tengo sitio para tener tantos palitos y futuros proyectos, pero si aproveche unas malas hierbas que traía el sustrato. El verano pasado adquirí en Alicante unas pequeñas macetillas a muy buen precio y decidí durante el trasplante darle un uso y así experimentar un poco este complemente del mundo del bonsai. Ya veremos como va evolucionando la cosa.

miércoles, 4 de marzo de 2015

"Taisho En Bonsai Do" de David Cortizas


Portada "Taisho En Bonsai Do" de David Cortizas

Título: Taisho En Bonsai Do

Autor: David Cortizas
Género: Diario, Bonsai, Japón
Páginas: 190
Precio: 30€ + portes (9,95€ MRW24h) -- 8€ (ebook)
Compra: Escuela de Bonsai Online (físico) o Biblioteca David Cortizas (ebook)

Opinión personal:

     Antes de nada, me gustaría agradecer a David Cortizas por la creación de la "Escuela de Bonsai Online". Gracias a esta maravillosa iniciativa de Youtube, conseguí volverme a enganchar (y con muchísimas más ganas) al mundo del bonsai después de tenerlo algo parado, aprendí muchísimas cosas de una manera muchísimo más visual y fácil que todo lo que había intentado hasta ese momento y, sobre todo, descubrí que si trabajas en algo que te gusta consigues transmitir esa sensación a todo el mundo que te ve y que habla contigo. Muchas gracias David.

Dedicatoria de David Cortizas

     Hacía mucho tiempo que andaba detrás de este libro, pero por fin puedo decir que ya tengo el libro físico de David Cortizas "Taisho En Bonsai Do" y puedo añadir que es como tener una parte de Japón en mi propia casa y con una amable dedicatoria personalizada. Esto es un detalle importante que nos deja ver la intención del autor, ya que todas las dedicatorias emitidas son diferentes y por lo tanto, demuestra que el autor, David Cortizas, muestra interés y una clara relación cliente-empresa más estrecha que otras y esto es siempre algo a tener en cuenta.


     La calidad del libro es inmejorable, pese a que hay dos ediciones anteriores, ambas con acabados distintos y teniendo en cuenta que está tercera es así debido a un error, puedo decir sin miedo a equivocarme, que esta edición es sin duda alguna la mejor. Se eliminan los posibles defectos que nos puede traer una tapa dura o que pueden ir saliendo con el paso del tiempo, como que se doblen las esquinas o que se infle la portada como bien comentaba David en un vídeo, la calidad de las foto grafías es impresionante y si tenemos en cuenta que aparte de aprender sobre el mundo del bonsai estamos antes un diario lo disfrutaremos muchísimo más.

     En sus páginas conseguiremos acompañar a David durante su estancia y aprendizaje en Taisho En, así como por Japón, ya que encontramos apuntes y curiosidades que vivió David en persona durante su estancia en la Tierra del Sol Naciente. Las más de 500 fotografías a todo color nos permite hacernos una idea mucho más visual de que es lo que podemos encontrar allí o de como realizar determinada técnica, esto sumando a la sencillez que el autor usa a la forma de explicar cualquier cosa consigue que sea una lectura más que amena, que con gran seguridad volveremos a releer unas cuantas veces.

Libro "Taisho En Bonsai Do" y el haba correspondiente.
     Por último, añadir que en este caso el libro venía con un haba, esto sería algo largo de explicar, pero en resumidas cuentas, con este haba David pretende difundir la idea principal del bonsai a todo el mundo, más que la idea se prodría decir que es el sentimiento del bonsai: ver como una pequeña semilla plantada en la tierra, siguiendo nuestros cuidados y dándole cariño, empieza emitiendo una pequeña raíz hasta que se convierte en algo realmente impactante, gracias al trabajo y dedicación de cada uno de nosotros.