sábado, 24 de diciembre de 2016

¡Feliz navidad y próspero año 2017!

     Otras navidades y otro año más a las espaldas de la familia "Conclusiones de" y como siempre, un gran honor. Muchas gracias a todos los que seguís ahí. La familia sigue creciendo y llegando cada vez más lejos, todo gracias a vosotros con vuestras visitas, comentarios, emails e interacciones en las diferentes redes sociales. A algunos he tenido la fortuna de poder conoceros en persona gracias a los eventos o a salir ganadores de alguno de los sorteos que se han realizado, espero que esto vaya a más cada año. Es cierto que no todos los blogs dela familia "Conclusiones de" sigue la misma periodicidad en sus publicaciones, el tiempo es el que es y no todos ellos permiten ser tan constantes o dejan tan buen sabor de boca debido a los temas que se tratan. Aun así cabe destacar que mi crecimiento personal como bloguero me hace seguir probando y dando mayor relevancia a otros temas, pero aun así, la ilusión del primer día nunca desaparece.

     En definitiva, volver a agradeceros a todos los que seguís y participáis en alguno de los blogs de la familia "Conclusiones de" de una manera o de otra y desearos que estas fechas podáis pasarlas junto a vuestros seres queridos que, en definitiva, es de lo que se trata.

¡Feliz Navidad y prospero año 2017 a todos!



domingo, 27 de noviembre de 2016

Modelando mi Ficus Microcarpa Tiger Bark #6: toca alambrar

    Con el intento fallido de la creación del nuevo ápice mediante injerto aun a las espaldas, tocar darle algo de forma al resto del árbol: la primera rama y segunda, aun sin alambrar, fruto de un exitoso injerto.

Antes del trabajo.
     Con forme empiezo a fijarme más en el árbol en cuestión, descubro que no solo se secó el injerto, también esa parte del tronco por lo que esa zona es inservible ahora mismo. Visto esto, decido hacer un giró con la anterior rama que iba a dar profundidad a la espalda del árbol y colocarla como posible ápice. Debido al grosos que estaba cogiendo esta rama, no quería dejarlo pasar más de lo necesario no fuese a ser que acabase siendo demasiado rígida y partiese en un futuro intento.

     Lo demás, poca diferencia. Alambrar las dos ramas con normalidad. La segunda rama, solamente la he bajado y he direccionado las ramas para que con futuros brotes y crecimiento pueda decidir hacia donde ponerlas, darle movimiento. Ahora, calma, paciencia y ver como evoluciona, para variar, a seguir dándole vueltas al ápice de este pequeño.

Después del trabajo.


viernes, 28 de octubre de 2016

Modelando mi Juniperus Procumbens Nana #2: Poda estructural y alambrado.

     Hacía mucho que no me ponía con este pequeñajo. Ha pasado más de un año y desde entonces lo único que he hecho con él, ha sido dejarle crecer. Exacto, dejarle crecer y ver como las heridas del anterior trabajo se iban cerrando con una rapidez asombrosa debido a su rápido crecimiento en esta etapa aun tan joven. Lo cierto es que esperaba que el tiempo me iluminase sobre cómo trabajarlo y no fue hasta hace una semana que vi una posible salida.

Antigua espalda del junípero.

Antiguo frente del junípero.
     No es difícil ver la "dejadez" que tenía con este árbol. Simplemente, riego y abonado. Fue cuando observe una pequeña piña revisando sus "ramas", qué tuve una idea sobre como poder trabajarlo, pero requería podarlo prácticamente al completo. Antes me daba algo más de respeto, pero después del trabajo del alcornoque y el que tengo en mente para realizar más adelante con el arce, podar medio arbolito no supone ningún riesgo, así que me puse con ello. Viendo por donde salía una rama hacia la parte superior que podría utilizar como futuro ápice, decidí cortar por ahí. Eliminar ramas perpendiculares, tanto hacia arriba, como hacia abajo, como hacia el frente, como hacia la espalda. Algo normal dentro de las directrices que manejamos. Despejando así el pequeño tronco, vi hacia donde se inclinaba el árbol, por lo que la antigua espalda pasaría a frente y el antiguo frente a espalda.

Las ramas finales después de la poda.
     Una vez que el tronco estaba más aireado, con un pequeño cepillo duro, he empezado a raspar el tronco para quitar algunas yemas que salían de este, antiguas hojas, polvo y ramitas secas. Con todo más despejado, me dispongo a alambrar un poco estas ramas. Dar un poco de forma a la rama principal, bajar la rama que formará la espalda y colocar el futuro ápice con algunos giros que permitan utilizar un futuro brote como rama secundaria.

Nuevo frente después del trabajo.

Nueva espalda después del trabajo.
     Ahora solo toca esperar, ver como evoluciona este pequeño y seguir trabajándolo poco a poco. Lo cierto es que ahora lo veo con mucho más entusiasmo que antes.Tal vez sea el poder trabajarlo con una idea en mente, pero haber eliminado el "desorden" anterior espero que le sirva también a él para crecer con más fuerza ya que tanto el aire como la luz entrará hasta el mismísimo tronco y no como sucedía antes que la mayor parte quedaba en una capa superficial.

domingo, 16 de octubre de 2016

Trabajando mi Arce Palmatum Atropurpureum #1: Defoliando, otro año más.

     Este será el segundo año que me quede sin poder disfrutar de la otoñada de este pequeño Arce Palmatum Atropurpureum, debido a que, otro año más, toca defoliarlo.

Estado del árbol antes del defoliado.
     Al igual que el año pasado, no se trata de un defoliado pensando en el diseño del árbol ni nada por el estilo, esto es debido a que una plaga que solo he visto en este árbol vuelve a aparecer y seca todas las hojas. Lo curioso es que solo afecta a este arce, el resto de pequeñajos no tienen nada y ya llevamos dos años así. Nunca he visto esta plaga, así que no se muy bien de que se trata: sale en el reverso de las hojas, por la base de esta, una especie de "gusanos" diminutos de color blanco-trasparente, los cuales van secando la hoja, que segregan una sustancia negra y que al de un tiempo aparecen marcas negras en esta zona. Después de observar mas detenidamente sobre un folio en blanco, los que caían al mover algunas hojas, creo que podría tratarse de pulgón, pero no estoy seguro ya que el tamaño es realmente pequeño y no lo recuerdo así cuando lo he visto en la naturaleza.

Reverso de una de las hojas después de defoliar.
     Visto esto, mismo proceso que realicé el año pasado.Ya que solo aparecen en las hojas, realizo un defoliado completo, después utilizo un triple acción sobre el arce ya defoliado y el resto de árboles (por si alguno anda por ahí lejos de mi vista) y así me aseguro al 100% de que esta plaga pase a otros árboles, pero como ya he dicho, no se el motivo pero solo afecta a este. Aprovechando este trabajito, he mirado el árbol desnudo y le he estado dando vueltas a olvidarme del estilo de doble tronco, eliminar el pequeñajo y el otro cortarlo más o menos por la mitad e ir formándolo a raíz de los brotes que vayan saliendo del primer nudo. De momento es solo una idea a la que seguiré dando vueltas hasta que entremos en invierno y las temperaturas bajen considerablemente, que será cuando haya que meterle tijera, hasta entonces poco que tocar, pero desde luego que es una idea que me está gustando cada vez más.

domingo, 9 de octubre de 2016

Trabajando mi Alcornoque o Quercus Suber #2: Actualizado, despuntado de yemas y diseño.

     Visto la excelente respuesta del pequeño alcornoque (Quercus Suber) a la drástica poda que le realizamos hace poco más de un par de semanas, he pensado que era momento de eliminar algunas yemas que acabarían dando brotes que íbamos a eliminar igualmente y de esta manera administrar la energía del árbol en brotes que si nos pueden interesar.

Antes del ligero trabajo de hoy.
     Como comentaba antes, en esta ocasión se trataba de un trabajo muy, muy ligero, simplemente eliminar algunas yemas y recolocar la rama que iba a ser el futuro ápice debido a la aparición de brotes más interesante para dicha función. Hemos eliminado los ya conocidos brotes y yemas que no se pueden permitir en el diseño de nuestro bonsai, brotes verticales, colocados en el mismo ejer horizontal pero en direcciones opuestas, dos brotes que parten de una misma yema, cosas bastante lógicas. Por último, debido a algunas yemas que han aparecido por la zona del corte principal, la rama que estaba pensada para ser el futuro ápice se ha bajado para, si el tiempo así lo decide, que pase a ser la segunda rama. Aprovechando de esta manera alguno de esos brotes para continuar con el ápice, el crecimiento de la primera rama y otra con la que poder realizar la espalda del árbol. De momento poco más, este trabajo ha sido para despejar un poco el arbolito y aclarar nuestro diseño, pero el tiempo y el crecimiento del propio árbol ira diciéndonos que altura será la adecuada, el número de ramas y demás, como siempre en el bonsai: paciencia y tiempo.

Estado actual del pequeño después del ligero trabajo.

sábado, 1 de octubre de 2016

Modelando mi Ficus Microcarpa Tiger Bark #5: la importancia de un buen tirasavias

     En el anterior trabajo que realizamos en este Ficus, nos centramos en empezar un ápice desde 0 partiendo de un injerto en la parte superior del tronco para continuar un poco con su movimiento y acabar creando un ápice. Dejamos un pequeña yema como tiravias en dicha rama injertada. El injerto evolucionaba favorablemente, pero durante el verano con tanto transporte y sin poder estar pendiente de el pequeño por el trabajo, dicha yema acabó rompiéndose y eso ha supuesto el fracaso absoluto del injerto y, por lo tanto, del futuro ápice.
Rama ya seca con su antigua yema rota aun colgando.
     En el momento en el que esa yema se rompió, la savia dejo de circular por esa rama y se acabó secando. Esto significa que de momento el árbol seguirá sin ápice durante un tiempo, hasta que volvamos a intentar otro injerto por la misma zona. Si conseguimos alguna rama que no nos sirva en el diseño del árbol, usaremos esa o, en su defecto, usaremos alguno de los esquejes que han tirado para adelante de anteriores podas. Las opciones están ahí y no hay que desesperarse, solo fijarse en lo sabia que es la naturaleza y lo importante que resulta mantener intactos los tirasavias para algunos de nuestros trabajos.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Trabajando mi Alcornoque o Quercus Suber #1: Primera poda y alambrado.

     Hace ya un par de años que tengo este alcornoque, o Quercus Suber, que llego a mi poder siendo una pequeña plantita más final que un lápiz, de una sola savia y con la bellota aun en la base. Vamos, un perejil en toda regla. Lo primero que hice en cuanto pude fue trasplantarlo a un colador, ya sabemos que son de crecimiento lento así que esto era algo importante. Una vez que ya había realizado el trasplante a un sustrato compuesto por 70% akadama y 30% kiryu, no lo toqué más. Se quedó ahí, a su aire hasta el día de hoy. Durante todo este tiempo ha engordando bastante, siempre teniendo en mente el ya conocido lento crecimiento de esta especie, ha echado ramas y empiezan a ser demasiado largas, así que toca cortar un poco para empezar a decidir por donde queremos que vaya creciendo.

Antes de ponernos con él.
     Sabiendo que íbamos a pegarle un buen corte de pelo, saco mis podadoras y manos a la obra. Nos deshacemos de todo menos un pequeño brote lateral que usaremos como ápice (dejamos un poco del antiguo ápice por si retira sabia que no nos de un susto, ya quitaremos el tocón más adelante), eliminamos la primera rama que está demasiado potente, aunque esto no es un inconveniente, pero se encuentra en una zona recta del tronco y la segunda tiene una colocación mucho mejor, se ha colocado de forma natural en el exterior de una curva y se encuentra a una altura perfecta. Lo cierto es que el tronco, para lo joven que es, esta cogiendo un movimiento de forma natural que me hace pensar que ahí hay algo grande. Una vez que nos hemos quedado con el pequeño brote superior y la "antigua" segunda rama que ahora pasa a ser primera, recortamos esta ya que tiene una longitud considerable, después donde ahora hay hojas saldrán nuevos brotes que nos permitirán seguir con la dirección y formación de esta rama sin que mida 5 metros. Con todo ya más cerca del tronco y, como es lógico, con mucho menos verde que puede asustarnos (al menos esto me asustaba mucho a mi cuando empezaba, me daba mucho miedo el meter tijera de por medio), toca alambrar, su primer alambrado. Cosa sencilla. Cogemos la actual primera rama y le damos algo de movimiento y el futuro ápice lo elevamos hacia arriba para que siga la dirección que debe seguir un ápice y no se nos vaya hacia donde no queremos. Cerramos las heridas y cortes con un poco de pasta cicatrizante y ya lo podemos dejar tranquilo durante una temporada para que se recupere y vuelva a crecer fuerte, esto empieza a coger forma, pero aun tiene mucho camino por delante.

Resultado después de este trabajo tan "duro".

lunes, 12 de septiembre de 2016

El calor y el verano [Segunda parte]

     Ahora que comienza un nuevo curso y que el trabajo de verano a toca a su fin, toca revisar con detenimiento y empezar a meter mano a estos arbolitos, eso si, siempre con la paciencia que debe caracterizar al bonsaista. Hablando de paciencia, vamos con la segunda parte (actualización) de nuestro Ginkgo Biloba, el cual debido a una semana muy calurosa y a falta de agua se vio inmerso en un golpe de calor que casi lo deja seco. Literal.

     Por el momento sigue en pie de guerra. El antiguo brote verde que se estrecho y daba una apariencia de succión, aunque marrón, ha recuperado su grosor habitual y una hoja brotó con fuerza en el ápice lo cual es una gran alegría y me permite mirarlo con más calma. El tamaño de la hoja creo que es el mayor que ha tenido este arbolito en toda su vida, lo que estará relacionado con que el resto de hojas han quedado casi inservibles y tiene que seguir con sus funciones vitales. Sobre los cuidados que ha necesitado para llegar a esta situación de "resurrección": nada en especial. En efecto, el árbol se quedo en el mismo lugar, le seguían dando las mismas horas de luz directa y todo como hasta el momento, solamente se aumentaron los riegos como se hizo con el resto debido al calor y a la rapidez con la que se secaba el sustrato, no solo por el calor, recordemos que están todos en coladores y esto acelera la evaporación.

     Aun quedan muchos días y las temperaturas pueden darnos alguna sorpresa. Al menos por el norte dentro de poco empiezan las lluvias y volveremos a tener temperaturas más "normales" las cuales, creo, que todos agradeceremos.

lunes, 8 de agosto de 2016

El calor y el verano [Primera parte]

Hojas marchitas y medio marchitas.
     Durante el verano es normal que haya algunas semanas que no podamos estar tan pendientes de
nuestros pequeños arbolitos, ya sea por trabajo o por vacaciones. Para estos casos contamos con tiendas especializadas en bonsai que cuentan con un servicio de "guardería" donde podemos dejar nuestros arbolitos en buenas manos, donde no les faltará de nada y que estarán bajo la atenta mirada de los profesionales de la materia. Aunque como en otros casos siempre nos queda la opción de hacer que algún familiar se encargue del riego de nuestros pequeños, algo que para nosotros puede resultar algo sencillo pero que para alguien sin experiencia en el mundo de los bonsai se le puede quedar algo grande.

Yema del ápice se mantiene verde.
     En mi caso, hace ya unas semanas hubo unos días de mucho calor en los que mis arbolitos, a cargo de otra persona debido al trabajo de verano, debían de aguantar con un riego diario y que en casos como el Ginkgo Biloba no fue suficiente. Cuando me lo encontré con el brote con un tono marrón y las hojas medio marchitas, me temí lo peor, pero como aun se veía algo de color mantuve la esperanza. A día de hoy, la gran mayoría de las hojas, aunque medio marchitas, se mantienen en pie y se aprecian yemas verdes que me dan más tranquilidad, aunque no quiero confiarme.

     Aunque el verano está llegando a su fin, agosto es el mes por excelencia en el que las familias se van de vacaciones, así que recordad que si no contáis con un gran número de ejemplares o con algún familiar/conocido que se pueda quedar a cargo de vuestros arbolitos, siempre podréis hacer uso de los servicios de guardería de la tienda especializada en bonsai más cercana.

sábado, 16 de abril de 2016

Modelando mi Ficus Microcarpa Tiger Bark #4: empezando de cero con el ápice

     Se acabó el invierno y el buen tiempo y el ascenso de temperaturas empieza a notarse y no solo para nosotros. Los arbolitos empiezan a brotar: el arce ya está bastante activo, el ginkgo ha empezado a hinchar su única yema (esperemos que salgan más hojas que la última vez), el alcornoque está disparado (tiene mucho que engordar así que "no tocar") y el junípero ha empezado  a brotar suavemente. Viendo que estaban empezando a despertar, decidí que era momento de meterme con el ápice del ficus.
Frente del ficus antes de trabajarlo.
Espalda del ficus antes de trabajarlo.

"Ápice "del ficus antes de trabajarlo.
     Se aprecia en las fotos anteriores el gran número de ramas que formaban el antiguo "ápice" y esto me daba muchos quebraderos de cabeza, sumándole el ya clásico corte feo que tienen estos árboles comerciales. Despues de darle muchas vueltas decidí usar el mismo método que use para conseguir la segunda rama, un injerto. Así que, empecé a eliminar ramas y a rebajar dicho corte hasta encontrar algo de madera viva para que cicatrizase. Como quedaba muy desplazado del eje centra, ya que hubo que eliminar más de lo que pensaba, decidí usar ese mismo corte para el injerto y así conseguir una cicatrización más rápida.

Futuro ápice después del trabajo.

Injerto con demasiado hueco, lo cual espero que no acabe siendo un problema.
     Cuando conseguí pasar la rama por donde quería y colocar una chinqueta que sujetase la rama evitando que se moviera y que por lo tanto el injerto no saliese bien, me dí cuenta del agujero tan grande que había hecho, aunque creo que no será un problema ya que la rama aun es muy joven y espero que con un buen abonado consiga un crecimiento rápido y fuerte y así engorde en poco tiempo. Además, con la idea de dejar un tirasabias que nos evite males mayores dejé una rama que más adelante eliminaré dejando así el "ápice" despejado y listo para futuros trabajos.

     Por el momento no le he tocado nada más, ahora solo queda esperar, ver como evoluciona este pequeño trabajo y que de muchas alegrías en un futuro no muy lejano.

Frente del ficus después del trabajo.
¿Qué opináis sobre el trabajo realizado y sobre el diseño en general?